Blogia
Bastian Bux

CRISTO VUELVE, HABLA SU VERDAD (Carta 3)

CRISTO VUELVE, HABLA SU VERDAD (Carta 3)

(Las negritas y cursivas son de la publicación).

A la LUZ de la VERDAD ESPIRITUAL de CRISTO, toda doctrina pierde sentido y es rápidamente eliminada de la mente iluminada. (en todas las páginas, como pié de página)

(Ya que estas CARTAS os introducen en una dimensión espiritual – mental que trasciende el plano humano de actividades y asuntos, serán mejor asimiladas si antes las precede un tiempo de quietud y relajación. Aquietad la mente, si es posible, entrando en un estado de silencio interior de pensamiento. Es tan solo así estando en este estado completamente receptivo, que estas CARTAS penetrarán en vuestro pensamiento humano con su realidad.) (pág. 1)

…/… debéis apartaros de los viejos dogmas de ‘salvación por la sangre del cordero,’ la Trinidad, y otras creencias, y venir con la mente perfectamente abierta y receptiva a la VERDAD de la EXISTENCIA. (pág. 1)

­Dios no se contiene en ningún lugar sino que está en todas partes como lo están los cielos y el aire que está encima de vosotros.

­La Santa Palabra habla la verdad cuando dice ‘en Dios vivimos, nos movemos, y tenemos el ser.’ Puesto que el Reino de Dios está por encima, alrededor, y también dentro de vosotros ­podéis entrar en el Reino de Dios.

La gente clamaba con impaciencia:

­Pero, ¿Qué es?

­Es un estado de mente y de corazón, el cual está plenamente poseído por ‘Dios’ – vuestro ‘Padre.’ Cuando se está en este estado, el ‘Padre’ es la cabeza del cuerpo y dirige todo lo que hacéis y toda vuestra vida. (pág. 9)

­Nacisteis para ser hijos y herederos del ‘Padre.’ Pero volvéis la espalda a toda la gloria del Reino e intentáis encontrar el placer en las cosas terrenales. Mientras hacéis esto nunca encontraréis el Reino de Dios, no entraréis en el Reino de los Cielos.

­¿Cómo entraremos en el Reino?

­Ya os lo he dicho. Entraréis en el Reino de los Cielos cuando os arrepintáis de todo lo que sois en el corazón y mente. Cuando lleváis vuestra maldad al ‘PADRE’ pidáis perdón y pidáis la fuerza para ser purificados de vuestros pensamientos, palabras y actos malignos y finalmente os deshagáis de ellos; luego podréis estar seguros de que estáis a punto de encontrar el Reino de los Cielos. Cuando hayáis conseguido eso, veréis que vuestras actitudes hacía los demás cambiarán, puesto que el ‘Padre’ está haciendo su Obra de Amor en vuestro interior.

­Estaréis libres de las cadenas y ataduras de deseos y actos malignos que previamente os ataban y os hacían cautivos en el mundo. Más que eso, comprenderéis que el ‘Padre’ satisface todas vuestras necesidades. (pág. 10)

Fe es fe.

Es un ‘poder de total convicción’ en la mente, poseyendo la mente, que no puede ser sometida a tamaño. (pág. 12)

 

La Creencia es aún más fuerte. La Creencia es el fruto de saber algo de oídas y de la lógica. Porque se haya oído y se esté convencido de lo que se ha oído o leído es verdad, se desarrolla una profunda creencia en lo oído. Se cree que es verdad. Se cree de manera completa, total, que desafía cualquier contradicción.

Constantemente decía a la gente. ‘Creed que recibiréis, ­y recibiréis.’ (pág. 13)

Mi intención es la de darte conocimiento. Saber algo de oídas es lo que se oye de alguien pero no se puede comprobar realmente que sea verdad.

El Conocimiento es cuando se te dice algo – o lees algo – y porque lo que ya has oído o leído concuerda de manera lógica y realista con todas las cosas de conocimiento ya relacionadas en tu mente, y lo puedes comprender y creer de manera realista y lógica, la nueva información se convierte en conocimiento. Tu SABES que lo que ya ’sabes’ es VERDAD. Tienes un sentido de ‘convicción.’ (pág. 13)

Y yo te digo a ti, quien lee estas palabras – que nadie se atreva a negar la Verdad que digo hasta que ellos también, hayan andado por el Camino de la Auto Renuncia en la tierra y hayan alcanzado la misma unión con el ‘PADRE’, las alturas del conocimiento y la comprensión indiscutible que poseo Yo. Cuando hayas alcanzado todo esto, ya no tendrás ningún deseo de negar la Verdad que te digo, sino que no podrás contenerte en unirte a ‘mí’ para enseñar al prójimo. Hasta ese momento, mantente en paz, y no dejes que ningún hombre conozca tu ignorancia. (pág. 15)

El hecho es que no vine a la tierra para presentar una nueva religión o un código moral más alto que aquel dado por Moisés en los diez mandamientos. Mi propósito era el de traer una nueva percepción de ‘DIOS’ como creador y la comprensión de la existencia en sí. De este conocimiento surgiría una nueva forma de vivir.

La actitud correcta hacia mi misión en la tierra, en este tercer milenio es la de reconocer que los ‘milagros’ que yo realicé están más allá de la capacidad del ser humano medio en este momento. Sin embargo, tales ‘milagros’ sirven de ejemplo de lo que se puede alcanzar en el futuro cuando las mentes de la gente estén plenamente imbuidas con el verdadero conocimiento de la existencia y estén también, por la fe, la meditación y la oración, en plena armonía imbuidas con la ‘Vida universal/la Consciencia del Amor . (pág. 16)

Desde hace dos mil años, los ‘Cristianos’ llevan reviviendo el trauma de mi crucifixión. Algunas personas, incluso, han experimentado el estigma, que no es más que una respuesta histérica morbosamente emocional a lo que creen que me pasó. La gente se excita hasta un punto similar al frenesí mientras se imagina la angustia de mi sufrimiento antes de mi muerte. Su gratitud emocional por lo que soporté, les causa una estado de congoja física. Esto está siendo escrito en un Viernes Santo, y he venido especialmente para hablaros acerca de mi crucifixión y para deciros que debéis abandonar todo drama referente al recuerdo de ese día. Morí – y eso fue, para mí, una liberación maravillosa.

Es hora de que la gente se despierte de su largo, largo sueño y que llegue a comprender la existencia como lo que realmente es – y la verdad con respecto a mi crucifixión, la cual ha estado oculta hasta este momento. En Viernes Santo, año tras año a través de los siglos, se ha creado un estado de ser de consciencia traumática y contaminada por todo el mundo, tan lejos de la dimensión espiritual de la CONSCIENCIA CREATIVA UNIVERSAL como dista el infierno del cielo.

Ahora que he elegido revivir mi vida sobre la tierra en la persona de ‘Jesús’ a través de la mente de alguien que recibe mis palabras, con el fin de ayudar al mundo a adelantarse hacia una nueva fase de desarrollo espiritual/mental, pido a aquellos que puedan recibir mis palabras, que dejen esta práctica de recordar mi muerte y de ejercer la ‘abnegación’ física durante el ayuno de la cuaresma para conmemorar mis cuarenta días en el desierto. Como te habrás dado cuenta por esta narración, mi tiempo en el desierto fue de gran regocijo y de bendición de espíritu.

8888888888888888 (págs. 19-20)

Primero, ocurrió el episodio de la higuera. Tenía hambre y fui al árbol realmente sin esperar encontrar fruta porque no era la estación de los higos. Al ver que la búsqueda era ‘infructuosa,’ maldije la higuera. Veinticuatro horas más tarde, se había marchitado hasta las raíces.

Fue una experiencia terrible. Era la primera vez que mis palabras habían causado daño a algo. Sin embargo, demostró claramente a mis discípulos el poder del PENSAMIENTO para el bien o el mal. Les demostró que cuanto más espiritualmente evolucionada está la persona, mayor es el impacto de sus palabras en el medio ambiente. (pág. 22)

Incluso Abrahán, el fundador de la nación Israelita, se convenció que debía llevar a su único hijo al desierto, matarle y ofrecerle como sacrificio a Dios. ¡Un pensamiento pagano y repugnante! Pensé en los sacrificios de animales en el Templo. Amando a todos los seres vivos como lo hacía, esta práctica era una abominación para mí. Y ahora estaba a punto de ser llevado a la muerte porque me había atrevido a pronunciar palabras de la Verdad. Y cuando consideraba lo poco que había conseguido en transmitir mi conocimiento, ¡me preguntaba por qué se me había confiado esta misión!

Sentí un espasmo momentáneo de resentimiento y enfado entretejiendo mis sentimientos habituales hacia estos hombres. (pág. 25)

No intentaré re­entrar en el momento del juicio y de la crucifixión. No importa.

Cuando finalmente me morí en la cruz y mi espíritu se retiró de mi cuerpo torturado, fuí elevado dentro de la LUZ radiante e inefable. Fui envuelto en el calor y el consuelo del AMOR, tal como nunca antes había experimentado. Tenía una sensación de envolvente alabanza, la certeza del trabajo bien hecho, de éxtasis en la fuerza universal de continuar la obra, y la alegría, el embeleso que está tan por encima que la condición terrenal jamás pueda conocer. Entraba en una hermosa forma de vivir maravillosa, pero todavía descendía en consciencia para mantenerme en contacto con la gente que había dejado atrás. Podía mostrarme a aquellos que eran suficientemente sensibles para poder verme. Sin embargo la historia de Tomás de que supuestamente metió los dedos en mi heridas es un disparate. (pág. 28)

Se ha dicho que ‘mi cuerpo resucitó,’ ¡Qué absurdo! Inventado por mentes terrenales quienes no sabían cómo explicar satisfactoriamente mi muerte como un malhechor en la cruz.

¿Qué necesidad tendría de un cuerpo terrenal para seguir la existencia en la próxima dimensión?

¿Cómo puede persistir tal mito ridículo incluso en el siglo XX1? Esto ha sido una medida de la falta de comprensión de los ‘Cristianos’ el que hayan aceptado ciegamente tal dogma hasta hoy día.

 

Piensa en eso con cuidado. Habiendo sido librado de un cuerpo terrenal y después de mi experiencia de éxtasis y el glorioso arrobamiento de pasar a una dimensión sublime de la CONSCIENCIA UNIVERSAL, ¿por qué querría volver a la dimensión terrenal para entrar en mi cuerpo otra vez? (págs. 28-29)

Para permitirTE alcanzar estas cimas de amor, alegría, armonía, y éxtasis, viví, trabajé y morí en Palestina y he venido ahora a ti en estas Cartas.

No dejes que mi trabajo sea en vano esta segunda vez. Conforme leas estas páginas busca, medita y ora para conseguir inspiración. Llegarás a sentir la respuesta del ‘Padre’ y si escuchas cada día con atención, oirás la Voz del ‘Padre.’

Esta Voz está siempre contigo, Quita las barreras creadas por tu propia voluntad. Abrete para recibir la fuerza, el poder, la inspiración y el amor directamente de la Consciencia Amorosa del Padre.

Leed y re­leed estas Cartas para que puedan ser, finalmente, absorbidas en vuestra consciencia. Mientras lo hacéis estaréis viajando hacia la LUZ, e irradiaréis LUZ hacia los demás.

Tal LUZ no es ‘luz’ como la de la electricidad sino que es de la misma naturaleza de la CONSCIENCIA UNIVERSAL que os describí en mi primera Carta.

Por tanto, mientras irradiáis LUZ, irradiáis el amor incondicional. Promocionaréis el crecimiento y el desarrollo espiritual de toda otra entidad viviente. Anhelaréis alimentar y nutrir; trabajaréis para promocionar protección, sanación y la educación. Aportaréis la ayuda en el establecimiento de la ley y el orden amoroso en el cual todos podrán vivir en armonía, con éxito y con prosperidad. Estaréis en el Reino de los Cielos. Al mismo tiempo, no será empresa fácil. (págs. 30-31)

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Es el más sentido anhelo de Cristo, que estas CARTAS sean rápidamente publicadas y distribuidas a la gente que busca la Verdad. Si citan de mis CARTAS, por favor expresad la fuente con toda claridad:

Las CARTAS de CRISTO del CAMINO de CRISTO

 

http://www.caminodecristo.com/letters/carta3.pdf

Este documento entero.

http://www.caminodecristo.com/letters.php

La página principal.

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres